Decálogo para evitar dolores musculares y/o articulares durante el confinamiento 

La publicación online, que se encuentra accesible de forma gratuita en la página web de ambas entidades, recoge una serie de recomendaciones básicas y ejercicios físicos para mantenerse activo y fortalecer la musculatura durante el confinamiento. La guía aborda los dolores musculares y/o articulares causados por el teletrabajo; los nervios, tensión y ansiedad; el uso prolongado de dispositivos móviles; la adopción de posturas forzadas y prolongadas en el tiempo y el deporte

Decálogo para evitar dolores musculares y/o articulares durante el confinamiento 

1. Mantenerse activo el máximo tiempo posible. Realizar, a lo largo del día, diferentes actividades que conlleven movimiento como bailar, estirar, hacer deporte, tareas domésticas, etc.

2. Mantener una actitud positiva, buscar momentos para desconectar y evitar exponerse a la sobreinformación.

3. Implicar a los hijos con propuestas lúdicas de ejercicios, ya que de esta forma se mantendrán también activos y les ayudará a romper con la monotonía de estos días.

4. Levantarse de la silla o el sofá cada 15-20 minutos, estirar las piernas y las articulaciones y volverse a sentar.

5. Realizar actividad física a diario ajustada a la edad y condición física. El fisioterapeuta debe valorar de forma personalizada la modalidad de ejercicio y la intensidad a la que debe realizarse.

6. Planificar una rutina deportiva que incluya ejercicios aeróbicos, de fuerza muscular, coordinación, movilidad articular y flexibilidad. Repetirla de 3 a 4 veces por semana.

7. Darse un automasaje con una crema tópica o gel antiinflamatorio en las zonas especialmente tensas, tanto antes como después de cada actividad, para preparar y recuperar el músculo y evitar posibles lesiones.

8. Evitar utilizar el móvil para trabajar, es preferible la tableta o el ordenador, ya que permite usar el resto de los dedos y descargar el impacto sobre los pulgares.

9. A la hora de ir a dormir, priorizar una postura cómoda que favorezca el descanso: de lado o boca arriba. Evitar la posición boca abajo, ya que se produce mucho estrés en la zona del cuello, por la excesiva rotación a la que se ve sometido, afectando tanto articulaciones como músculos y nervios.

10. Dormir las horas suficientes para evitar que la habilidad de regular las emociones y razonar disminuya.

Comparte este artículo :

Artículos Relacionados