La desinfección post Covid-19 de las instalaciones, clave para recuperar la confianza

El regreso escalado de la actividad económica y social que prepara el Gobierno se desarrollará en el marco de una pandemia que por desgracia todavía no habrá remitido y seguirá afectando a la salud pública. Por este motivo, PHS Serkonten está trabajando en la desinfección de numerosas instalaciones públicas y privadas para contribuir a evitar el contagio del coronavirus y que debe implementarse desde ahora y al menos, hasta que termine el proceso de desescalado.

Roberto Herrero, director técnico de Sanidad Ambiental de PHS Serkonten, recuerda que las medidas preventivas post COVID 19 en todos los locales públicos y privados, incluirán la desinfección de superficies con químicos y ozono; desinfección de suelos, con alfombras tratadas y productos desinfectantes, desinfección del aire, mediante purificadores y ozonizadores y la desinfección integral por nebulización. “Son medidas que se están tomando durante la pandemia pero que, sin lugar a dudas, habrá que mantener durante bastante tiempo cuando la crisis haya pasado para evitar contagios entre empleados y clientes y recuperar su confianza”, afirma Herrero.

En estos momentos, lo más frecuente es recurrir a los servicios de desinfección integral por nebulización. “Muchos de nuestros clientes, hoteles, restaurantes, gimnasios etc que están cerrados al público, nos han pedido que llevemos a cabo una desinfección integral de sus instalaciones que requiere personal técnico especializado por el tipo de sustancias que se utilizan. En estos casos, el espacio desinfectado debe estar cerrado y sin uso durante al menos tres horas, para el secado del producto. También estamos desinfectando las zonas comunes de edificios tanto de viviendas como de oficinas y en estos casos, el procedimiento es el mismo”, señala el director técnico.

Esta forma de desinfección es clave, pero cuando se reinicie la actividad, habrá que establecer protocolos que garanticen la seguridad de las personas y que los pueda llevar a cabo el personal de limpieza. “En la desinfección, será muy importante recurrir a innovaciones como el agua ozonizada que, además de desinfectar, está libre de bacterias, virus y sustancias nocivas para el organismo. La instalación de un ozonizador permite utilizar el agua para desinfectar todo tipo de superficies, utensilios de cocina y alimentos, como frutas y verduras, sin necesidad de aclarados en restaurantes y hoteles, por ejemplo. Además, -añade Herrero- lavarse las manos con agua ozonizada garantiza su desinfección y también sirve para desinfectar cristales. Por último, puede utilizarse para fregar los suelos, pudiendo reducir el uso de producto químico hasta en un 75%, lo que garantiza la desinfección de estas superficies”.

La desinfección del aire a través de purificadores servirá de apoyo al resto de medidas. “Existen algunos aparatos con filtros HEPA que son capaces de minimizar patógenos adicionales en el aire y con una efectividad del 99,8% en partículas de entre 0.1 y 0.15 micras, inferior al del coronavirus que está entre 0.5 y 1 micra. “Este tipo de aparatos en hospitales o residencias donde hay personas infectadas, es imprescindible para reducir riesgos para las personas que ya están contagiadas y las personas que las atienden”, afirma Herrero. Asimismo, la captura del virus presente en el aire evita que éste se deposite en superficies y pueda propagarse su contagio por contacto.

Comparte este artículo :

Artículos Relacionados